Nuestra Misión

Somos una comunidad de individuos “aprendiendo juntos a amar a nuestros vecinos así como a nosotros mismos” en un vecindario latino en Alexandria, Virginia.

Como entidad sin ánimo de lucro basada en la fe cristiana, con nueve funcionarios y más de 100 voluntarios, servimos a más de 100 familias y a sus hijos (1º. A 12º grado) cada semana a través de nuestros programas de la comunidad

Misión

Desarrollar relaciones con familias para ver el vecindario de Casa Chirilagua transformarse por Cristo.

Vision

El reino de Dios establecido en la comunidad de Casa Chirilagua.

Valores

Procuramos vivir entre nuestros vecinos, posicionándonos para cada día ser las manos y los pies de Cristo. Buscamos relaciones, reconociendo que la transformación ocurre a través de conexiones centradas en Cristo, que los programas sirven como puntos de acceso y no como el fin en si mismo. Buscamos, vivimos y profesamos un mensaje de restauración entre Dios y las personas y entre los individuos. Resaltamos esos valores en lo que llamamos las 5 R’s (por sus iniciales en inglés). Esos valores guían nuestras decisiones enfocadas hacia el futuro crecimiento de nuestra organización.

1. Dependientes

Confiamos en y dependemos de Dios.

2. Firmes

Estamos arraigados (firmes) en la comunidad.

3. Relacionales

Estamos conectados en todo lo que hacemos.

4. Reconciliatorios

Trabajamos hacia la reconciliación con Dios y de los unos con los otros.

5. Renovadores

Invertimos en la renovación de individuos y de nuestro vecindario entero.

La cultura de honor en Casa Chirilagua

Como organización, nos comprometemos a seguir las cuatro declaraciones conocidas como la Cultura de Honor. Esos compromisos son realizados por todos aquellos que participan en Casa Chirilagua, incluyendo los miembros de la Junta, los empleados y las familias, para asegurar que estamos interactuando los unos con los otros con respeto, humildad y amor.

1. Escojo ser valiente y vulnerable.
La idea central de que somos merecedores de conexión, con defectos y todo- en vez de lo opuesto que es la mentira de la vergüenza que nuestros defectos nos hacen menos merecedores- nos llevará a comprometernos a un alto nivel de honestidad y vulnerabilidad en las relaciones. No nos daremos la opción de escondernos o aislarnos cuando estemos asustados. Protegeremos la conexión solucionando los enredos y priorizando las relaciones por encima de las situaciones donde hay desacuerdo.
2. Escojo ser confiable y confiado.
La idea central que nuestros pensamientos, sentimientos, y necesidades importan y que nuestras necesidades fueron designadas para ser cumplidas en relaciones saludables y no con base en al mentira de la desconfianza, la cual dice que no podemos satisfacer nuestras necesidades en las relaciones con otros, nos llevará a comprometernos a ser comunicadores mas asertivos: que escuchan bien, prestan atención a lo que otros necesitan, y se preocupan en cumplir esas necesidades. Nos rehusaremos a tener conversaciones irrespetuosas, y mantendremos un estándar en el cual pensamos lo mejor de los otros.
3. Escojo ser genuinamente poderoso.
La idea central que la única persona que podemos y debemos controlar somos nosotros mismos, y que es nuestro propio trabajo manejar nuestras opciones y la forma en que afectamos las personas alrededor de nosotros en vez de la mentira de la falta de poder en que nosotros no tenemos control en la situación nos llevara a comprometernos a niveles más altos de respeto y responsabilidad en las relaciones inter-personales. La opción de manipular, culpar o controlar a los otros esta fuera de la mesa. Nos enfocaremos en mantener nuestra parte en la relación y ser nosotros mismos sin importar lo que otros hagan. Nos rehusamos a dejar que el miedo se apodere de nuestro corazón y escogemos amar en todo momento.
4. Escojo creer que hay suficiente en el mundo para que todas las personas prosperen.
La idea central que cada persona, creada en la imagen de Dios, es hermosamente única y valiosa, y hay suficientes oportunidades en el mundo para cada uno de nosotros para que no solamente pase sino que florezca en vez de la mentira de que no somos valiosos y que no hay suficiente para que todos prosperemos o salgamos adelante – nos lleva a comprometernos a construir relaciones con un alto nivel de apoyo, afirmación, generosidad y celebración a los otros. Reconocemos que nuestra relaciones son por si mismas uno de los mas grandes recursos, ayudando a ambas partes a crecer. Haremos una línea firme contra los celos o la avaricia que envenena nuestros corazones y conexiones reconociendo que hay suficiente amor y afirmación para cada uno. Nuestro estándar es buscar y traer lo mejor en las personas, celebrarlas, y usar los recursos de nuestra vidas para su beneficio.

Involúcrese

Nuestra red relacional de voluntarios y donantes es un grupo diverso de individuos del área metropolitana de Washington, DC. Siendo una organización sin ánimos de lucro, dependemos de la comunidad para apoyar a los directores de los programas en nuestro centro en diferentes formas, tales como ser mentores y proveer para la despensa de ayuda de emergencia entre otras cosas. Cada miembro de la comunidad de Casa Chirilagua tiene un don especial y único, ya sea su tiempo, talento o recurso.